Lisboa: la ciudad de la luz

Es la ciudad que mezcla lo tradicional con lo moderno y que tiene un toque entre bohemio y cosmopolita, por eso elegimos ese destino, una vez más, en busca de juguetes antiguos.

La bella Lisboa

Es la tercera vez que la visitamos y la primera para nuestra pequeña Iris que ya va tomando conciencia de la cosas y que se empieza a interesar por este mundillo tan apasionante como es el del coleccionismo.

Tranvía en Lisboa

Hospital de muñecas

Situado en la Praça da Figueira 7 , en un lateral mirando a la estatua equestre del rey medieval Juan I, se encuentra una pequeña tienda con un letrero que dice Hospital de Bonecas. Es un pequeño local con muñecas modernas, algunos juguetes de chapa reeditados y complementos y accesorios para casas de muñecas. Pero esta tienda esconde un secreto en el piso de arriba: el hospital y el museo de muñecas.

Hospital de Bonecas
Hospital de Bonecas

Pertenece a una misma familia desde 1830 hace ya cinco generaciones, con una pequeña entrada de 2€ puedes acceder de manera guiada a sus instalaciones.

Las primeras salas corresponden al hospital, donde tienen a las pacientes en salas de espera, en grandes cajones guardan todos los repuestos y accesorios que necesitan para poder repararlas.

sala de espera
repuestos

Las siguiente habitación es la sala de operaciones, donde los maestros artesanos de la familia reparan y arreglan.

Quirófano

No se limitan sólo a muñecas o muñecos, también abarcan el campo de todo tipo de figuras religiosas, como se ve en la foto.

Cristos, Vírgenes y Santos también se encuentran entre los pacientes del hospìtal


Museo de muñecas

Una vez terminadas las salas de hospital, la visita continúa, esta vez ya, con el propio museo. Hay que decir que todas las instalaciones corresponden al piso de arriba de la tienda, por lo tanto el museo son las habitaciones acondicionadas de éste.

sala con vitrinas

Según nos comentó la guia del museo la colección incluye más de 2000 piezas distintas.

otra sala

Las más antiguas con más de 150 años y muy bien conservadas.

Muñecas españolas, inglesas, americanas, alemanas, francesas y por supuesto portuguesas…

Habitación de objetos perdidos, sus dueños nunca fueron a por ellas o no se pueden reparar, forman parte también de la colección.

Adoptadas por el museo, tienen su propia sala

Las más modernas también tienen su hueco

Las más jóvenes

Y como no, una vitrina con algunas españolas, las reconocéis?

Famositas

Espero que os haya gustado la entrada, tanto como nosotros disfrutamos con la visita a esta pequeña joya enclavada en una ciudad tan maravillosa como Lisboa. Esperamos vuestros comentarios.

Y como siempre os decimos:

No olvidéis suscribiros al blog para estar siempre informados de las nuevas entradas y notificaciones.